Villa Educación

Domingo 21 de julio de 2019

.: Filtro de Proyectos :.



NUESTRAS COMUNIDADES RURALES EN LA CULTURA DIGITAL GLOBAL

Ciudad de México. 29 de enero de 2019 (Agencia Informativa Conacyt).  A pesar de que las comunidades rurales e indígenas tienen poco acceso a las tecnologías de la información y comunicación (TIC), las computadoras, teléfonos celulares y redes sociales forman parte de la vida cotidiana de los jóvenes estudiantes, incidiendo en sus prácticas sociales, en sus formas de relacionarse y en sus identidades colectivas e individuales.

Así lo explicó en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt Dulce Angélica Gómez Navarro, doctora en diversidad cultural y ciudadanía, que forma parte del programa Cátedras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), adscrita al Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec), sede Aguascalientes.

La investigadora es responsable del proyecto Usos y apropiación social de las tecnologías de la información y la comunicación de jóvenes universitarios de la zona maya de Quintana Roo, que analiza la apropiación tecnológica de las TIC por parte de jóvenes estudiantes de la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo (Uimqroo), una de las once universidades interculturales con que cuenta el país.

La investigadora explicó que el acceso a las TIC es fundamental para que los estudiantes de estas comunidades obtengan información, puedan producir conocimientos y participen en actividades en línea. Al tener conectividad, se incrementa la capacidad de interacción entre estudiantes y personas de otras culturas, llevando a que puedan nutrir su formación académica.

“Antes había teorías que nos decían que las personas teníamos un rol pasivo frente a las tecnologías como el teléfono o la televisión, es decir, solo éramos receptores de la información, pero con el Internet ha habido una transformación que nos da un rol activo y nos permite participar con las tecnologías”, considera.

Gómez Navarro indicó que aunque en la última reforma en telecomunicaciones se establece el derecho al acceso a las TIC para toda la población, todavía existen zonas rurales e indígenas que se ven imposibilitadas a acceder a estas tecnologías debido a diferentes causas, como la falta de inversión en infraestructura tecnológica, la mala calidad de los servicios (en su mayoría conexiones de telefonía celular 2G y 3G que se ofertan en zonas rurales), el bajo poder adquisitivo y las pocas habilidades digitales que permiten el aprovechamiento de las TIC.

Asimismo, en el estudio de la brecha digital existen factores que tienen una incidencia directa en el bajo uso y apropiación de las TIC, como la posición socioeconómica, el género, la pertenencia étnica o la edad, pues la exclusión digital es reflejo de otras desigualdades sociales.

 

La brecha digital

La doctora Gómez Navarro refirió que según la más reciente Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de TIC en Hogares (ENDUTIH) 2017 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), solo cuatro de 10 personas acceden a Internet, es decir, 40 millones de personas no tienen oportunidad de aprovechar esas redes, lo que indica que el contexto tecnológico y socioeconómico afecta las universidades interculturales.

La localidad en que se encuentra la universidad (municipio de José María Morelos, en el sur de Quintana Roo) cuenta con poca infraestructura para la conectividad a Internet fijo (que cada vez va mejorando) y tiene, en menor medida, cobertura de redes 2G, 3G y 4G, lo que significa que a pesar de encontrarse en un contexto de desigualdad digital, los jóvenes sacan provecho de las TIC.

“En la universidad, la gran mayoría de los estudiantes utiliza el teléfono celular y es muy común observar que aunque compren 20 pesos de datos a Internet o el ancho de banda en el plantel sea muy poco, se las ingenian para generar estrategias que les permitan conectarse a Internet y enviar trabajos a pesar de estas desventajas, por ejemplo, a través de WhatsApp por el bajo uso de datos, es así como los jóvenes son activos en la cultura digital global”.

Asimismo, la investigadora apuntó que, entre sus hallazgos, encontró que las trayectorias educativas previas intervienen en las habilidades digitales actuales de los estudiantes. Es decir, al haber estudiado en contextos alejados de las TIC, se generó un rezago en las destrezas relacionadas con la tecnología, lo que refleja las deficiencias en la educación indígena y rural en México; no obstante, el paso por la universidad, que funge como un espacio de aprendizaje digital, los impulsa a una mayor apropiación tecnológica.

Los estudiantes han aprovechado las redes sociales para comunicarse con sus amigos y familiares, además que se presenta como una extensión de su vida social. En estas redes, los jóvenes realizan venta o intercambio de productos o servicios, y opinan sobre temas políticos y sociales de sus localidades.

“Las redes sociales están generando nuevas formas de socialización e incluso nuevas formas de construir identidades individuales y colectivas”, destacó la catedrática.

Otro de los fenómenos que pudo observar la doctora fue la revitalización lingüística de las comunidades, que se puede observar en el intercambio y fortalecimiento de las lenguas de sus comunidades a través de las redes sociales. Gómez Navarro observa en ello una amplia oportunidad en el impulso comunitario de las TIC, pues a través de estas se puede fortalecer la lengua, la cultura y la economía de sus localidades.

Para finalizar, hizo hincapié en que el hecho de dotar de dispositivos digitales a las personas de las comunidades rurales e indígenas no garantiza disminuir la brecha digital o generar impacto en la sociedad, ya que además se necesita desarrollar habilidades en los usuarios de esas tecnologías para que puedan aprovecharlas, además que se puede trabajar en un uso colectivo y reflexivo de las TIC para el beneficio de las comunidades indígenas.




¡NUEVA VERSIÓN DE SCRATCH!

Para ser usada en smartphones y tabletas se encuentra disponible la versión 3.0 de Scratch.

Scratch, el popular lenguaje de programación por bloques creado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), es ahora compatible con smartphones y tabletas, además de con ordenadores. Esta es la principal novedad de la versión 3.0 del software, que se adapta así a los dispositivos con pantalla táctil.

 

Cambio de lenguaje

Para conseguirlo, Scratch 3.0 está basado en HTML5, CSS y Javascript (la versión 2.0 estaba basada en Flash), lo que además hace posible su uso con cualquiera de los navegadores del mercado e, incluso, permite seguir abriendo los proyectos creados con las ediciones anteriores.

Este cambio también conlleva importantes modificaciones en la interfaz del programa: sus característicos bloques de colores han aumentado de tamaño para que sea más sencillo moverlos por la pantalla con los dedos.

Además, se ha simplificado el menú de opciones y, a simple vista, tiene muchos menos elementos que antes. Eso no significa que posea menos funcionalidades, ya que se pueden instalar multitud de extensiones que permiten conectar los bloques con elementos físicos. Como complemento, todos los fabricantes podrán crear las suyas propias para los productos nuevos que vayan lanzando.

 

También en el editor

El editor, por su parte, se ha trasladado a la zona derecha de la pantalla, reservándose el resto de la superficie de trabajo a la paleta de bloques. De esta forma, elegir uno nuevo no interrumpirá el trabajo y se podrán ver todas las opciones de un sólo vistazo para elegir la más adecuada.

Además, Scratch 3.0 cambia los mapas de bits por los gráficos vectoriales para que los objetos no se pixelen si se amplían. Esta función, que aporta nitidez a los proyectos nuevos, cobra aún más sentido con la ampliación de los personajes, algo que otorga creatividad al programa y que lo hace aún más atractivo para los estudiantes de los primeros niveles educativos.

 

Para iniciarse

Scratch es un sencillo lenguaje de programación que promueve la adquisición de habilidades como el razonamiento lógico, la expresión verbal y lingüística o todo lo englobado dentro del pensamiento computacional.

Para dar los primeros pasos con él es posible consultar una amplia variedad de recursos. Entre ellos destaca la ayuda oficial del programa: dispone de una sencilla guía con un paso a paso disponible en varios idiomas y, además, un conjunto de tarjetas con diversas funcionalidades y un conjunto de proyectos recomendados para empezar a manejarlo.

Por su parte, la Universidad de Harvard tiene a disposición de todos los usuarios ScratchED: una herramienta que incluye foros, intercambio de recursos, preguntas o un directorio de personas y eventos que pueden dar muchas ideas acerca de este lenguaje de programación.




REALIDAD AUMENTADA, VIRTUAL Y MIXTA

Estas tres formas de tecnología inmersiva ya están presentes el algunas aulas en diferentes partes del mundo, de hecho se utilizan de manera independiente cada una de ellas, sin embargo conocer los aspectos que las hace diferentes es esencial para el diseño de las actividades de una clase.

La tecnología inmersiva utiliza la realidad virtual y la aumentada para optimizar la industria, la educación, el marketing y otros sectores productivos.

A la tecnología inmersiva se le define como la aplicación de la realidad virtual (RV) y la realidad aumentada (RA) en prácticas industriales, educativas, de diseño, marketing y otras. Se trata de que la persona que entre en contacto con esta tecnología se sienta inmersa en este tipo de realidades para lograr objetivos determinados.

Mediante la creación de realidades artificiales simuladas –RV–, de la reproducción de la propia realidad con elementos visuales o textuales añadidos –RA–, así como de la mezcla de ambas –realidad mixta (RM)– es posible conformar herramientas que sirven para ofertar productos, diseñar, educar, adiestrar, informar, organizar campañas de publicidad, campañas políticas y de marketing, entre otras.(Telcel 2019).

El uso de tecnologías inmersivas como la realidad virtual, la realidad aumentada y la realidad mixta dentro del aula es cada vez más frecuente. Según el Informe del Observatorio de Innovación Educativa del Instituto Tecnológico de Monterrey, estas tecnologías experimentarán un crecimiento exponencial en los próximos tres años dentro del mundo de la educación. El mismo informe amplía la información añadiendo que por sí solas no incluyen ninguna ventaja en el aprendizaje y que, para que éste surja, “los recursos tecnológicos deben ser parte de una actividad cuyo diseño es responsabilidad del docente”.

La principal característica de estas tecnologías es que crean un espacio virtual (independiente del mundo real o combinando elementos de éste) en el que es posible vivir una experiencia única en primera persona. Aunque tienen algunos puntos clave similares, entre ellas existen algunas diferencias esenciales que es necesario conocer para decantarse por una u otra a la hora de diseñar alguna actividad o proyecto.

 

Un escenario con dos espacios

La realidad aumentada completa el espacio real con elementos imaginarios. Con este tipo de tecnología se busca enriquecer el entorno mediante la adición de imágenes, audios, textos u objetos interactivos. Y todo esto se puede consultar a través de la pantalla de un móvil, un ordenador con webcam o una tableta, pues es necesario contar con una cámara que “vea” la realidad en la que se superpone la información deseada. También se puede acceder a la realidad aumentada a través de códigos QR, es decir, imágenes en blanco y negro que, al ser reconocidas por la cámara, despliegan el contenido asociado a la misma.

 

Realidad Aumentada

Con ayuda de la realidad aumentada se puede explorar cualquier asignatura y en cualquier nivel educativo. “Enriquece la realidad y la contextualiza con información multimedia, y esto permite elaborar actividades didácticas prácticas gracias a su interactividad, a la vez que fomenta el learning by doing, la resolución de problemas y el carácter multifacético de las actividades del aprendizaje”, comenta Javier Sánchez Bolado, profesor en el ESADE Language Learning. Este tipo de metodología no es solo apta para las clases de ciencias o tecnología: se trata de una herramienta que permitirá ver más allá también en Matemáticas, Historia e incluso Lengua. Por supuesto, hay diversas aplicaciones de realidad aumentada ya diseñadas y listas para usar, pero crear contenido propio y adaptado al grupo con el que se trabaja también es posible.

 

Otra dimensión

Existe una tecnología inmersiva que va un paso más allá de la realidad aumentada: la realidad virtual. Con ella el usuario puede sumergirse en un mundo digital con el que puede interactuar. Este método permite vivir una experiencia estimulante con ayuda de unas gafas virtuales que aíslan al participante de su entorno para enfocar su atención en el mundo virtual. Además, estas gafas no tienen que suponer una inversión costosa, ya que se pueden crear con una plantilla de cartón y un smartphone.

¿Qué beneficios se pueden obtener? Juan Luis Moreno, profesor en la escuela The Valley Digital Business School, nos recuerda que “gracias a la realidad virtual, los estudiantes pueden retener hasta un 90% de lo que perciben, un porcentaje muy superior a lo que obtendrían con la simple visualización o mediante la memorización de un texto escrito. ¿El motivo? La memoria es selectiva y más receptiva ante estímulos que llaman la atención”. De hecho, en España diversas escuelas han incorporado esta tecnología para trabajar aptitudes como la oratoria en público o viajar por el mundo sin moverse de clase. Una de las experiencias que se han realizado ha sido la llevada a cabo por Bernardo Jareño, docente en el Colegio Alberto Sols de Alicante. Consiguió que los estudiantes de 3º de Primaria visitasen diferentes puntos clave de su ciudad sin salir de clase.

 

Dos mundos combinados

Además de las dos anteriores, existe una tercera tecnología inmersiva fruto de la mezcla de la realidad virtual y la realidad aumentada: la realidad mixta. Gracias a ella es posible crear un mundo donde interactúan elementos del mundo real con otros virtuales. Es muy útil en el proceso de enseñanza-aprendizaje ya que hace visible lo invisible: “Permite introducir en el aula elementos que, de otro modo, los estudiantes no podrían conocer en primera persona como, por ejemplo, trabajar con un corazón a tamaño real o visualizar las diferentes partes de una célula”, explica Ewout Warringa, profesor holandés pionero en el uso de esta tecnología en educación.




¿QUÉ ES NEUROCIENCIA?

La neurociencia se define como el estudio científico del sistema nervioso (principalmente el cerebro) y sus funciones. Estudia las complejas funciones de aproximadamente 86 mil millones de neuronas o células nerviosas que tenemos. De las interacciones químicas y eléctricas de estas células, las sinapsis, se derivan todas las funciones que nos hacen humanos: desde aspectos sencillos como mover un dedo, hasta la experiencia tan compleja y personal de la consciencia, de saber qué está bien o mal, y crear cosas que nadie nunca antes hizo. Tradicionalmente la neurociencia se ha considerado una subdisciplina de la biología, pero actualmente es un activo campo multidisciplinar, en el que trabajan también psicólogos, químicos, lingüistas, genetistas, e incluso científicos de la computación, entre otros, lo que permite tener una visión del cerebro humano mucho más amplia y así avanzar tanto en el campo clínico como en otros campos o disciplinas.

A pesar de la alta complejidad del cerebro humano, la neurociencia está comenzando a explicar cómo funcionan nuestros pensamientos, sentimientos, motivaciones y comportamiento; y como todo esto influye y es influenciado por las experiencias, las relaciones sociales, la alimentación y las situaciones en las que estamos. Gracias a estos esfuerzos, cada vez tenemos más información para saber qué cosas tenemos que hacer y qué cosas no tenemos que hacer para lograr el mejor desarrollo posible de nuestros niños y niñas, para que crezcan sanos, felices y se desarrollen de forma adecuada.

Actualmente podemos identificar el fortalecimiento de 4 distintas ramas de la neurociencia: la cognitiva, la afectiva o emocional, la social y la educacional. A partir de los estudios realizados en cada una de estas ramas, el sistema educativo tiene la posibilidad de transformarse y fortalecerse.

Como ejemplo, podemos mencionar los estudios relacionados con la cognición social, el desarrollo cognitivo, los sistemas de memoria, las funciones ejecutivas, la autorregulación emocional o la empatía, todos de alta relevancia para el contexto educativo y el aprendizaje.

Lejos de que la neurociencia se caracterice como una nueva corriente que entra al campo educativo, o que se transforme en la salvación para resolver los problemas de aprendizaje, se debe entenderla como una ciencia que viene a aportar nuevos conocimientos al educador -así como lo hace la psicología - con el propósito de proveer el suficiente fundamento científico para innovar y transformar la práctica pedagógica. Claro está que no todo lo que hay en neurociencia se aplica a la educación, por lo que se deben establecer criterios válidos para identificar los aspectos relevantes y encajarlos en el nivel de análisis adecuado y de fácil comprensión para el mundo educativo.

Cuando la neurociencia y la educación se acercan, una de las grandes metas a ser alcanzada es conocer de manera más amplia, pero refinada, la relación cerebro-aprendizaje, de tal forma que permita a un educador saber cómo es el cerebro, cómo aprende, cómo procesa, registra, conserva y evoca una información, entre otros aspectos. Esta sería la plataforma de despegue para que a partir de este conocimiento se pueda mejorar las propuestas de enseñanza y las experiencias de aprendizaje, plasmándolas de forma dinámica y motivadora en la planificación de actividades que tengan mayor sentido y significado para los estudiantes.

Vale la pena recordar que para el proceso de vincular los aportes neurocientíficos al aprendizaje, se necesita diferenciar lo que ya está validado, lo que aún son hipótesis o probabilidades, la mera especulación o mito y diferenciar las generalizaciones equivocadas que existen acerca del funcionamiento del cerebro debido a una comprensión limitada del tema (OCDE, 2003). En este sentido, la difusión adecuada acerca de cómo es y cómo funciona el cerebro humano es de gran valor para el desarrollo de nuestras sociedades.

 

Conceptos básicos de la neurociencia

Una de las más importantes sociedades para la neurociencia que se ha preocupado con la correcta difusión de los conceptos básicos que ya están validados, la Sociedad para la Neurociencia de Estados Unidos, alrededor del año 2007, en el esfuerzo de brindar a los educadores y al público en general algunos principios universales confiables para que vayan siendo considerados en su formación y en la formación de sus estudiantes, estructuró un documento denominado “Conceptos básicos en neurociencia: los principios esenciales”. En este documento se plantean ocho conceptos que se derivan de cuatro “mega-conceptos” y que contienen principios rectores esenciales y además, de mucha importancia para la neurociencia educacional. A continuación los enumeramos tal como se sugiere en el documento original:

1. El sistema nervioso controla y responde a las funciones del cuerpo, y dirige la conducta.

El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo.

 

  • Hay cien mil millones de neuronas  en el cerebro humano, todos ellas están en uso.
  • Cada neurona se comunica con muchas otras neuronas para formar circuitos y compartir información.
  • La función del sistema nervioso adecuada implica una acción coordinada de las neuronas en muchas regiones del cerebro.
  • El sistema nervioso influencia y es influenciado por todos los otros sistemas del cuerpo (por ejemplo, cardiovascular, endocrino, gastrointestinal y sistema inmune).
  • Los seres humanos tienen un sistema nervioso complejo que evolucionó a partir de una simple célula.

(En la actualidad se están realizando investigaciones de conteo para identificar un número más aproximado de neuronas en el cerebro donde se sugiere el número de 86, 000 millones (Lerit 2011).

  • Este órgano complejo puede funcionar mal en muchos aspectos, lo que lleva a los trastornos, y que tienen un enorme impacto social y económico.

Las neuronas se comunican mediante señales eléctricas y químicas.

  • Los estímulos sensoriales se convierten en señales eléctricas.
  • Los potenciales de acción son señales eléctricas realizadas a lo largo de las neuronas.
  • Las sinapsis son las uniones químicas o eléctricas que permiten que las señales eléctricas pasen de las neuronas a otras células.
  • Las señales eléctricas en los músculos provocan la contracción y el movimiento.
  • Los cambios en la cantidad de actividad en una sinapsis pueden aumentar o reducir su función.
  • La comunicación entre las neuronas se fortalece o se debilita por las actividades de un individuo, como el ejercicio, el estrés y el consumo de drogas.
  • Todas las percepciones, pensamientos y comportamientos son el resultado de combinaciones de señales entre las neuronas.

2. La estructura y función del sistema nervioso están determinadas por los genes y por el medio ambiente durante toda la vida.

Los circuitos son genéticamente determinados y son la base del sistema nervioso.

  • Circuitos neuronales se forman por programas genéticos durante el desarrollo embrionario y son modificados a través de interacciones con el entorno interno y externo.
  • Circuitos sensoriales (vista, tacto, oído, olfato, gusto) llevan la información al sistema nervioso, mientras que los circuitos motores envían información a los músculos y glándulas.

El circuito más simple es el reflejo, en el que un estímulo sensorial desencadena directamente una respuesta motora inmediata.

  • Respuestas complejas se producen cuando el cerebro integra la información de muchos circuitos del cerebro para generar una respuesta.
  • Interacciones simples y complejas entre las neuronas tienen lugar en escalas de tiempo que van desde milisegundos a meses.
  • El cerebro se organiza para reconocer sensaciones, iniciar comportamientos, almacenar y acceder a los recuerdos que pueden durar toda la vida.

Las experiencias de vida cambian el sistema nervioso.

  • Las diferencias en los genes y ambientes hacen que el cerebro sea único.
  • La mayoría de las neuronas se generan en el desarrollo temprano y sobreviven toda la vida.
  • Algunas lesiones dañan las células nerviosas, pero el cerebro a menudo se recupera del estrés, daño o enfermedad.
  • Desafiar continuamente al cerebro con la actividad física y mental, ayuda a mantener su estructura y función - “usarlo o perderlo”.
  • Neuronas periféricas tienen una mayor capacidad de volver a crecer después de la lesión que las neuronas en el cerebro y en la médula espinal.
  • La muerte neuronal es una parte natural del desarrollo y el envejecimiento.
  • Algunas neuronas continúan generándose durante toda la vida y su producción está regulada por las hormonas y la experiencia.

3. El cerebro es el fundamento de la mente.

La inteligencia surge como las razones del cerebro, los planes y la resolución de problemas

  • El cerebro tiene sentido del mundo mediante el uso de toda la información disponible, incluyendo sentidos, emociones, instintos y experiencias recordadas.
  • Las emociones se basan en juicios de valor hechos por nuestro cerebro y se manifiestan por sentimientos tan básicos como el amor, la ira y tan complejos como la empatía y el odio.
  • El cerebro aprende de las experiencias y hace predicciones acerca de las mejores acciones en respuesta a retos presentes y futuros.
  • La conciencia depende de la actividad normal del cerebro.

El cerebro hace posible la comunicación del conocimiento a través del lenguaje.

  • Los idiomas se adquieren temprano en el desarrollo y facilitan el intercambio de información y el pensamiento creativo.
  • La comunicación puede crear y resolver muchos de los problemas más urgentes que enfrenta la humanidad.

4. La investigación lleva a la comprensión de lo que es esencial para el desarrollo de terapias para los trastornos del Sistema Nervioso.

El cerebro humano nos dota de una curiosidad natural para entender cómo funciona el mundo.

  • El sistema nervioso puede ser estudiado en muchos niveles, desde los comportamientos complejos como el habla o el aprendizaje, hasta las interacciones entre las moléculas de forma individual.
  • La investigación puede, en última instancia, informarnos acerca de la mente, la inteligencia, la imaginación y la conciencia.
  • La curiosidad nos lleva a descubrimientos inesperados y sorprendentes que pueden beneficiar a la humanidad.

Descubrimientos fundamentales promueven una vida saludable y el tratamiento de la enfermedad.

  • Los experimentos en animales juegan un papel central en la provisión de conocimientos sobre el cerebro humano y ayudan a tomar decisiones de vida saludables, la prevención de enfermedades, y encontrar curas para enfermedades.
  • La investigación sobre el ser humano es un paso final esencial antes de que se introduzcan nuevos tratamientos para prevenir o curar enfermedades.
  • La investigación neurocientífica ha servido de base para un progreso significativo en el tratamiento de un gran número de trastornos.
  • Encontrar curas para enfermedades del sistema nervioso es un imperativo social.

A través de la comprensión de estos conceptos básicos en neurociencia, que son el resultado de años de investigación, vamos construyendo conocimientos esenciales que nos hace ver la importancia de una interpretación correcta sobre qué es y cómo funciona el cerebro humano, evitando así la malinterpretación o generalización errónea que nos pueden llevar a errores incalculables.




LA IMPORTANCIA DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES

Ciudad de México 26 de noviembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- En el cierre de las actividades de la XXV Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, el físico Juan Tonda Mazón consideró que es urgente que México apueste cada vez más por la implementación de tecnologías enfocadas en la producción de energías sustentables.

Al dictar la conferencia Desarrollo energético y energía sustentable, el también divulgador de las ciencias dijo que aun cuando existen proyectos que buscan disminuir el uso de las energías no renovables, existen áreas donde todavía hay un rezago significativo, como el aprovechamiento de la energía solar.

Durante su charla, que formó parte de las actividades conjuntas entre el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt) y el Club de Ciencia de la Ciudad de México, señaló que hoy en día hay un gran abanico de posibilidades que disminuyen el impacto ambiental y que incluso ya hay tecnologías que pueden ser construidas e implementadas de manera casera.

Al respecto, Juan Tonda, adscrito a la Unidad de Comunicación de la Ciencia del Instituto de Energías Renovables de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), mencionó que ese instituto cuenta con folletos que enseñan a las personas la importancia de las energías renovables y también cómo construir algunos prototipos de calentadores solares o de estufas solares.

Juan Tonda recordó a los asistentes que ello es posible debido a los esfuerzos de investigación que a lo largo de los años se han realizado para generar alternativas de producción energética a través de las llamadas energías limpias, conocimiento que hoy en día ya tiene una aplicación directa.

Como parte de su conferencia, la cual estuvo dirigida a jóvenes de los niveles básicos de educación, explicó a los asistentes los diferentes tipos de energía que existen y cuáles son las de mayor potencial para México, entre ellas mencionó la energía solar, eólica y la que se produce a partir de diferentes tipos de biomasa.




DISTINGUEN EN LA FIL TRAYECTORIA DE RAÚL ROJAS GONZÁLEZ

Raúl Rojas, tercero a la derecha, fue reconocido por su contribución a la divulgación científica. Crédito: Fondo de Cultura Económica.

Guadalajara, Jalisco. 2 de diciembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). Por su contribución a la divulgación de la ciencia a través de la literatura, el doctor Raúl Rojas González, científico mexicano en la Universidad Libre de Berlín, Alemania, recibió el Premio Internacional de Divulgación de la Ciencia Ruy Pérez Tamayo que otorga el Fondo de Cultura Económica (FCE).

Rojas González, doctor en economía y especialista en vehículos autónomos e inteligencia artificial, fue reconocido por su obra El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos, donde a través de una serie de capítulos cuenta los orígenes de los símbolos matemáticos, como la cruz que se utiliza para sumar.

Este premio reconoce la labor de divulgación científica que realizan los profesionales de la ciencia, señaló Ruy Pérez Tamayo, investigador, científico y miembro de El Colegio Nacional, durante la presentación del galardón para el autor de El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos.

“Una forma de divulgar la ciencia es hablar de cómo se hace la ciencia, no solamente del contenido, sino de las maneras en que lo hacemos los científicos”, señaló Pérez Tamayo durante la entrega de la edición IV de este galardón, que formó parte de las actividades de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

 

Trayectoria y talento destacado

Egresado de la Escuela Superior de Física y Matemáticas del Instituto Politécnico Nacional y actualmente profesor en la Universidad Libre de Berlín, Raúl Rojas González confesó que para terminar El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos enfrentó breves dificultades; sin embargo, consideró que se trata de un trabajo que acerca la ciencia a los lectores y que cuenta con fuentes históricas que fueron complicadas de recopilar.

“Me tardé prácticamente 20 años en escribir este libro, lo que parece absurdo si ven el número de páginas del libro, pero lo destacable es lo siguiente: he dado muchas clases de matemáticas en México, Alemania y otros países, y a veces cuando uno da clases de matemáticas los estudiantes empiezan a aburrirse y a perderse en la demostración y a perder el interés, entonces hay que recuperar esa audiencia, hay que hacer preguntas o mostrar algo nuevo”.

 

Rojas González recordó que durante sus clases de matemáticas solía cuestionar a sus alumnos sobre el significado y origen de los símbolos matemáticos, lo que consideró como un método para hacerles saber que las matemáticas tienen una historia y un proceso de evolución.

Editado por el Fondo de Cultura Económica, El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos documenta que las matemáticas también han superado un proceso evolutivo, similar al de la naturaleza.

 

“Es un proceso evolutivo pero también de disputa a veces entre culturas nacionales que tienen diferentes connotaciones, pero a veces es un accidente determinar qué símbolos matemáticos se van a usar en todo el mundo”, relató.

 

El investigador también señaló que en ocasiones existe el riesgo de afectar el interés por las matemáticas entre los jóvenes, lo que se observa en que algunos de ellos eligen una carrera que no aborde esta disciplina, por lo que hay una oportunidad de mostrar las bondades de las matemáticas a través de diversas tecnologías, pero El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos también puede ser una opción para este objetivo.

 

Un camino para informar sobre ciencia

¿De dónde proviene el símbolo de más? ¿Cuál es el origen de las líneas que significan 'igual a'? ¿Cómo se inventó el número cero? Con bases históricas, Rojas González busca dar a conocer las raíces de estos símbolos matemáticos y así compartir el conocimiento detrás de ellos, relató Pérez Tamayo, quien calificó El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos como una obra fascinante para aquellos que deseen aprender de historia matemática.

 

“Veo que el jurado calificador, que revisó un gran número de textos que se mandaron a la competencia de este premio, escogió el mejor; no creo que haya habido un texto mejor que el de Raúl Rojas, realmente hizo una obra extraordinaria y maravillosa; no solo merece este premio, sino una divulgación mayor, porque se trata de enfrentar el lenguaje de las matemáticas con una visión extraordinariamente generosa”, consideró Pérez Tamayo.

 

Por su parte, el doctor Héctor Arita, investigador del Centro de Investigaciones en Ecosistemas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ganador de la edición pasada de este premio, mencionó que este tipo de iniciativas son útiles para que los científicos puedan divulgar historias y relatos en torno a la ciencia para un público más general.

 

“Todos conocemos estos símbolos por la educación que nos dan en matemáticas durante el bachillerato, pero generalmente no conocemos cuál es el origen de estos símbolos, y además en el origen está también escondido y embebido el significado”.






EL FUTURO DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN LA EDUCACIÓN

El uso de la IA en la educación plantea preocupaciones legítimas sobre cómo se recolectan y usan los datos educativos.

En un estudio publicado por McKinsey Global Institute, expertos examinaron el papel de la Inteligencia Artificial (IA) en diversas industrias, entre ellas la educativa. Los analistas afirman que la implementación exitosa de la IA en la educación dependerá no sólo de aspectos técnicos, sino también de cuestiones éticas, por ejemplo, la gestión de los datos privados de los estudiantes.

El análisis "Inteligencia Artificial: ¿La siguiente frontera digital?" indaga las tendencias microeconómicas para comprender las fuerzas macroeconómicas que están afectando a los negocios y las políticas públicas. Los investigadores se centraron en cinco sistemas tecnológicos que emplean Inteligencia Artificial: robótica y vehículos autónomos, visión por computadora, lenguaje, agentes virtuales y aprendizaje automático. Las principales conclusiones son:

  • La inversión en IA está creciendo rápidamente, dominada por gigantes digitales como Google y Baidu. A nivel mundial, los gigantes tecnológicos gastaron entre 20,000 y 30,000 millones de dólares en IA en 2016.
  • La adopción de IA fuera del sector tecnológico se encuentra en una fase temprana o experimental. Pocas empresas la han desplegado a escala.
  • Los patrones de adopción ilustran una creciente brecha entre los primeros usuarios de IA y los demás.
  • La evidencia temprana sugiere que la IA puede aportar valor real y ser una poderosa fuerza disruptiva.
  • La dependencia de IA en fundamentos digitales indica que no hay atajos para las empresas. Las compañías no pueden retrasar su avance digital.
  • La IA promete beneficios, pero también plantea retos urgentes que incumben a empresas, desarrolladores, gobierno y trabajadores.

El estudio presenta posteriormente cinco casos de estudio en diferentes industrias: Educación, Salud, Manufactura, Comercio Minorista y Servicios Eléctricos. Nos centraremos en el campo de la Educación.

Las escuelas gastaron alrededor de $160 mil millones de dólares en tecnología educativa en 2016, y se prevé que la inversión crezca 17% anualmente hasta 2020. La participación de la IA en estas inversiones no ha sido medida, pero es muy probable que aumente.

"Las tecnologías de Inteligencia Artificial están bien adaptadas para el alcance de los objetivos cruciales de la educación, como mejorar la eficiencia y eficacia de la enseñanza, proporcionar educación para todos y desarrollar las habilidades que serán esenciales en el siglo XXI", señala el documento.

Aspectos destacados del futuro de la Inteligencia Artificial en la Educación:

  • La IA desempeñará un papel clave para mejorar la conexión entre los sistemas educativos y el mercado laboral.
  • La IA puede ayudar a detectar candidatos prometedores con credenciales menos convencionales.
  • Junto con los gobiernos, los educadores podrán utilizar datos personales, académicos y profesionales para asegurarse de que los estudiantes se beneficien con los cursos que eligen.
  • La IA podría mejorar el aprendizaje adaptativo y personalizado mediante la identificación de factores o indicadores de éxito para cada estudiante.
  • La IA podría capacitar a los estudiantes proporcionándoles control sobre su aprendizaje y retroalimentación sobre sus preferencias cognitivas y de comportamiento.
  • Los profesores podrán evitar tareas administrativas que requieren mucho tiempo, como supervisar y responder preguntas de rutina. Así, los maestros tendrían más tiempo para orientar y entrenar a los estudiantes.
  • Los avances en reconocimiento del lenguaje podrían expandir el uso de la IA para calificar trabajos más creativos, como ensayos y presentaciones.

El uso de la IA en la educación plantea preocupaciones legítimas sobre cómo se recolectan y usan los datos educativos, al igual que otros datos personales. Un riesgo potencial es que la IA pueda utilizarse para optimizar los mercados de trabajo sin tener en cuenta cuestiones sociales, tomar decisiones educativas en nombre de los ciudadanos y vender datos valiosos sobre las habilidades de las personas a empresas privadas o partidos políticos. Por lo tanto, proteger la privacidad de los datos de los individuos es crítico.




¿QUIERES DONAR TU CUERPO A LA CIENCIA?

Ciudad de México. 9 de octubre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). Cuando cursaba la preparatoria, Laura Echeverría solía bromear sobre la muerte con su familia. Ella y sus hermanos estudiaban en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y desde entonces la joven tenía tanto aprecio y respeto por su universidad que entre risas decía: "Cuando me muera voy a donar mi cuerpo a la UNAM, para que los estudiantes de medicina no anden penando por cuerpos". Hace ocho meses, Laura se inscribió formalmente en el Programa de Donación de Cuerpos de la institución.

Imagen cortesía del Programa de Donación de Cuerpos UNAM.

En China, Laura sería conocida como una maestra silenciosa, una persona que después de su muerte permite a los estudiantes practicar un trasplante de riñón, antes de realizar el procedimiento en un paciente vivo, o hace posible a un grupo de investigadores conocer la anatomía de un hígado graso.

Los maestros silenciosos regalan conocimiento y a la vez regalan vida, pues los jóvenes médicos podrán operar con mayor seguridad si practican en un modelo tan parecido a lo que encontrarán en la sala de cirugía de un hospital.

Diego Pineda, coordinador del Programa de Donación de Cuerpos.

Por fortuna, Laura no es la única maestra silenciosa en México, mil 430 personas decidieron donar sus cuerpos al morir y están inscritas en el Programa de Donación de Cuerpos de la UNAM.

Esta es una cifra esperanzadora, considerando que el programa inició hace dos años con 27 donadores inscritos, explica Diego Pineda Martínez, jefe del Departamento de Anfiteatro de la Facultad de Medicina de la UNAM y responsable del proyecto.

Durante el Primer Congreso Internacional de Donación de Cuerpos, Diego Pineda compartió los avances y retos que tiene por delante el Programa de Donación de Cuerpos que arrancó en 2016 en la UNAM.

 

Dos pasos para donar

Un cuerpo solo se puede donar en vida. Las personas que deciden donar su cuerpo a las ciencias médicas tienen que estar conscientes e informadas de su decisión. Por eso, en el Programa de Donación de Cuerpos de la UNAM es necesario que las personas con intención de donar reciban una charla por parte del equipo de trabajo.

“Hay gente que llega al programa tan entusiasmada por donar que quiere firmar de inmediato. Nosotros les decimos que nos permitan primero explicarles en qué consiste y que nos puedan dar su consentimiento realmente informados, y que si después de la plática lo quieren, pueden decidirlo allí mismo o pueden llevarse los papeles a su casa para tomar la decisión con calma”, explica Diego Pineda.

De hecho, este procedimiento cambió de 2016 a la fecha, antes se requerían tres pasos para inscribirse en el programa como donador de cuerpos, pero ahora solo se requieren dos: la inscripción electrónica y asistir a la charla. Esto mejoró gracias a los comentarios de los donadores, quienes externaron al equipo del programa que el procedimiento para inscribirse como donador era muy burocrático, pues en ocasiones tenían que ir a la universidad dos o tres veces.

“Algunos tenían que regresar dos o tres veces a la facultad y muchos nos decían, 'oye, me hago tres horas de camino y todavía tengo que volver varias veces'. También nos topamos con que muchos donadores tienen alguna enfermedad o están en silla de ruedas y es todavía más difícil que se trasladen. Ahora solo tienen que venir una sola vez y en algunos casos se pueden hacer visitas a los donadores que no se pueden trasladar”, comenta el médico.

Otra de las mejoras que tuvo el programa fue delimitar instalaciones propias, salones cómodos en los que los médicos y abogados puedan charlar con los donadores sin tener un escritorio frente o sin que las personas que quieren donar tengan que pasar por el anfiteatro, pues el programa depende del Departamento de Anfiteatro.

Con este logro, el equipo de trabajo, los donadores y sus testigos pueden platicar sobre el proceso de donación en una pequeña sala con sillones verdes.

Los testigos son una parte muy importante del proceso, señala Diego Pineda. El médico dice que durante dos años de trabajo han observado que los mexicanos respetan mucho las decisiones que sus seres queridos toman en vida, en relación al destino de su cuerpo al morir, siempre y cuando estén enterados de cuál era su voluntad.

El coordinador del programa explica que muchas veces los familiares no simpatizan con la donación de cuerpo completo, pero que al escuchar la plática comprenden las razones y respetan la decisión del donador. También sucede que después de escuchar cómo es el proceso de donación y del trato que se le da al cuerpo donado deciden donar ellos también.

 

Treinta maestros para miles de estudiantes

De los mil 430 donadores inscritos en el programa, 515 son hombres y 915 mujeres, y la mayoría tiene entre 50 y 70 años de edad, algo que sorprende un poco a Diego Pineda, pues en otros países son los jóvenes quienes más se inscriben en los programas de donación.

Otro fenómeno que lo sorprende es que en México la mitad de los donantes están solteros, 38 por ciento casados, siete por ciento viudos y cinco por ciento está en unión libre, pero en otros países la mayoría de los donadores son personas que han enviudado. El médico comenta que incluso vienen parejas o familias juntas para inscribirse al programa de donación.

Cuando una persona inscrita en el Programa de Donación de Cuerpo fallece, sus familiares dan aviso al equipo de trabajo de la UNAM, quienes se hacen cargo del traslado del cuerpo y, en su caso, de la incineración del donador.

Al día de hoy, el programa ya ha recibido en sus instalaciones a 30 maestros silenciosos, 30 cuerpos que permiten a los estudiantes tener una formación de excelencia.

Cada semestre llegan dos mil alumnos de nuevo ingreso a la Facultad de Medicina, en total, la licenciatura tiene aproximadamente nueve mil estudiantes y los médicos que cursan una especialidad después de la licenciatura son casi 11 mil. Gracias al Programa de Donación de Cuerpos, muchos de estos alumnos podrán elevar su nivel de destreza para la atención real de los pacientes, se podrán probar nuevos procedimientos quirúrgicos con seguridad y se podrá investigar la anatomía de los mexicanos, detalla Diego Pineda.

Y aunque 30 cuerpos suena poco es solo el inicio, pues la Facultad de Medicina tiene capacidad para trabajar con 800 cuerpos y el objetivo es colaborar con otras instituciones para que puedan también apoyarse con las donaciones.

De hecho, el programa ya colabora con diferentes instituciones, como el Instituto Nacional de Cancerología, para estudiar los cuerpos y conocer más de las enfermedades.

 

Trabajo de psicólogos, abogados y más

En el Programa de Donación de Cuerpos trabajan diseñadores, abogados, antropólogos, psicólogos, tanatólogos y programadores. Este es uno de los aspectos que más enorgullece a Diego Pineda.

Por ejemplo, los programadores diseñaron el sistema de registro electrónico que permite reunir el historial clínico de los donadores, pues muchos no tienen expediente clínico por tener servicios de salud privados y otros no tienen expediente completo, pues han sido derechohabientes de diferentes sistemas de salud —IMSS, ISSSTE, Seguro Popular.

Pero el programa no es lo único importante, los abogados se aseguraron de que esta base de datos cumpla con todos los requisitos de las leyes de protección de datos personales.

Por otro lado, psicólogos y psiquiatras evalúan a las personas con enfermedades mentales que quieren donar, para establecer si están en pleno uso de sus facultades mentales y no existe un tipo  de coerción para que donen. Así todos los especialistas cumplen una función fundamental en el programa.

 

Regresamos a la tierra

“Las personas que en vida donan su cuerpo para la ciencia y para la investigación merecen ser reconocidas”, dice Diego Pineda.

Y la forma en que el Programa de Donación de Cuerpos quiere reconocer a los donadores es con el proyecto Siembra el futuro. El logo del programa es un árbol que representa vida, y por cada persona que done su cuerpo, se sembrará un árbol dentro de un memorial con los nombres de los donadores que deseen quedar inmortalizados en ese bosque de vida.

“Logramos conseguir el terreno, ya está autorizado, será a un lado de la biblioteca. Como la universidad es patrimonio de la humanidad no se pueden realizar construcciones sin seguir un riguroso procedimiento, pero eso ya se hizo y la obra ya está por iniciar”, comenta el coordinador del programa.

Laura Echeverría sabe que en ese memorial habrá un espacio para su nombre y no duda en platicar a sus conocidos para animarlos a ser donadores.

 

“En un cementerio somos olvidados, se nos recuerda solo en fechas especiales. También eventualmente somos olvidados en el pensamiento de la gente. Entonces, una manera de seguir vigente, de perdurar, de dejar un legado, de ayudar y apoyar es donar el cuerpo. Así todas las partes de nuestro cuerpo van a ser respetadas, tratadas con dignidad y servir para la educación o para la investigaciones de muchas cosas buenas, para personas que tal vez ni vamos a conocer, pero vamos a ayudar. Yo les digo a las personas que lo hagan, porque es una garantía de ayudar, así que hay que hacerlo con ganas”.




FÍSICA Y FICCIÓN: LITERATURA QUE ROZA LA REALIDAD

Monterrey, Nuevo León. 8 de octubre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). Inspirado por los grandes científicos y su gran legado, así como por sus deseos de redactar cosas más allá de la rigurosidad académica y la terminología compleja, Carlos Ruiz Suárez escribió el libro titulado Física y ficción, donde busca romper los límites de la imaginación y la realidad, combinando datos biográficos de famosos eruditos de la ciencia con situaciones totalmente de la pluma del autor.

 

“Hace unos años escribí un cuento sobre un físico que se llama Foucault, que fue quien creó esta idea de la rotación de la Tierra con un péndulo, que se llama el Péndulo de Foucault. Estaba en París y escribí un cuento sobre el personaje, bastante biográfico, explicando en palabras sencillas en qué consiste el experimento, pero con ficción. Con la ficción es como se teje la historia. No sucedió exactamente como se cuenta en el libro, pero sí cuidé todos los demás datos”.

 

Una vez concluido este libro, el autor lo dio a leer a algunas personas, a las que les gustó. Tras eso, continuó escribiendo, incluyendo a personalidades como Newton, Marie Curie, Einstein, famosos por su obra en el campo científico.

 

“En el libro se presentan 10 cuentos, con narraciones sobre algunos de los físicos que todos deben de conocer en su formación.  Me tomó varios años, y descubrí muchas cosas. Me puse a leer y encontré que la hija de Marie Curie vivió 104 años, a diferencia de su hermana que murió de cáncer, como su mamá. Entonces decidí que ese cuento lo iba a escribir ella, y en el libro está en primera persona”.

 

El libro fue publicado por la Editorial Anillos de Luna, la cual fue fundada por el mismo Carlos Ruiz Suárez, y en la que tiene pensado publicar otros libros, así como a otros autores.

 

De científicos, por un científico… y para todo público

El libro Física y ficción consta de 10 cuentos, donde los físicos son los protagonistas y la ficción el hilo conductor. Además, cuenta con ilustraciones realizadas a mano por la artista gráfica Samantha Torres y puede adquirirse en este  enlace. https://www.revistac2.com/libreria/

 

“Los estudiantes de química, física, biología, los investigadores, son el público que más va a disfrutar el libro. Sin embargo, para mi sorpresa, lo han leído personas que no están en la ciencia y les ha gustado mucho. Creo que es para todo público, porque no es técnico, son cuentos que tienen historias que atrapan”.

 

Y es que Carlos Ruiz no es ajeno a las ficciones que escribe, pues él mismo forma parte de la comunidad científica. Es doctor por la Universidad de Waterloo en Canadá, es investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), unidad Monterrey, además de pertenecer, en nivel III, al Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Sobre el reto de crear historias que no pasaron más que en la inventiva de su pluma, pero con personajes que valoraban mucho la rigurosidad y el apego total a los hechos, el autor comenta: “Esto es un experimento, a final de cuentas soy un físico experimental. Y no sé cómo podría explicar el proceso de creación de una obra así. Es como Boltzmann, que es el padre de la entropía y aparece en el libro, porque la vida es una constante lucha contra la entropía. Al estudiarlo, me di cuenta de que había estado en 1906 en la misma ciudad que James Joyce (escritor irlandés, autor de Ulises), y decidí que Joyce lo narrara. Ahí está la ficción, porque creo que jamás se conocieron”.

 

Recrear a los personajes, toda una ciencia

La trayectoria académica de Carlos Ruiz siempre lo ha tenido ligado a las teorías más complejas que desarrollaron sus personajes, pero salirse de ahí y, en cambio, adentrarse a descubrir a los actores principales desde la literatura, fue toda una experiencia.

 

“A Newton le va particularmente mal en el cuento que escribí sobre él. Newton es una persona que tuvo logros en la física y que aún utilizamos, pero es el arquetipo de un científico ambicioso y cruel, nada humano. Eso no lo sabía hasta que me puse a investigar sobre él, y por eso no escondo esa parte oscura”.

 

Conocer las teorías científicas de los personajes no fue suficiente, pues tuvo que investigarlos otra vez, pero ahora desde una perspectiva humana y personal.

 

“A uno de los científicos que más admiro es Maxwell, porque a mí una de las teorías que más me gustan es la electromagnética, que es la más excelsa que se ha hecho. Entonces ese es mi personaje favorito y, por tanto, es un cuento muy bonito”.