Villa Educación

Miércoles 21 de octubre de 2020


Altar de muertos, ¬Ņqu√© significan los 7 escalones?

 

     

Los altares a los muertos se caracterizan por los olores y colores llamativos, donde el olor a incienso, platillos tradicionales y las flores de cempasúchil son elementos muy importantes para la ofrenda.

Hay muchos tipos de altares, el de dos escalones simbolizan la tierra y el cielo, el de tres niveles la visión del concepto del purgatorio, así como también el de 7 niveles que representa el descanso eterno.

Arriba del altar se coloca un arco de flores cempasúchil que representa la entrada hacia el inframundo,

así como también puede ser adornado con papel picado, con telas de seda y satín donde descansan también figuras de barro, incensario o ropa limpia para recibir a las ánimas.  

1.er escalón: se coloca una cruz y una imagen del santo al que se le venera.

2.º escalón: las calaveritas de azúcar representan a la Santísima Trinidad y las grandes al Padre Eterno, está destinado a las almas del purgatorio, si el difunto se encuentra ahí tiene permiso para salir.

3.er escalón: un vaso con agua, también la sal en este nivel simboliza purificación del espíritu para los niños del purgatorio. El copal e incienso se utilizan para limpiar el lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro.

4.º escalón: se coloca el pan de muerto que se ofrece a las ánimas que se encuentran vagando.

5.º escalón: los platillos y frutas que eran preferidas por el difunto.

6.º escalón: fotografías del difunto.

7.º escalón:  se forma una cruz con semillas o frutas como el tejocote y la lima que sirve para que el alma pueda purificarse de culpas.

 

En algunos lugares en México se celebran desde el 28 de octubre que
es el día dedicado a los muertos con violencia, el 31 se empiezan a preparar los platillos tradicionales para el altar y los objetos, el 01 de noviembre es el día de Todos los Santos donde se dedica el altar a los niños, el 02 de noviembre es para los difuntos que fallecieron en la adultez.

 




La flor de cempas√ļchil, un √≠cono de M√©xico

 

La flor de Cempasúchil simboliza el Día de Muertos en México, gracias a su color y aroma es uno de los elementos más representativos de las ofrendas para los muertos.

La flor de Cempasúchil es originaria de México, su nombre proviene del náhuatl “Cempohualxochitl” que significa “veinte flores” o “varias flores”.

Nuestros antepasados asimilaban el color amarillo de la flor de cempasúchil con el sol, razón por la que la utilizaban en las ofrendas dedicadas en honor a sus muertos. La tradición marca hacer senderos con las flores de cempasúchil, desde el camino principal hasta el altar de la casa con la finalidad de guiar a las almas hacia los altares. 

La flor era considerada por los mexicas como un símbolo de vida y muerte.

El tallo de la flor puede llegar a medir hasta un metro de altura, mientras que sus botones pueden alcanzar los cinco centímetros de diámetro.

El 1 y 2 de noviembre se celebra en nuestro país a los muertos, son días en los que podemos apreciar el color y olor más intenso de la flor.

En México se estima la presencia de 35 especies de la flor, de las 58 referidas para América.

En nuestro país, los estados de Guanajuato, Hidalgo, Michoacán y Estado de México son los que cuentan con las mejores condiciones de suelo y clima para la producción de cempasúchil. Dicha flor únicamente florece después de la época de lluvias.

 




Día de Muertos, tradición mexicana que trasciende en el tiempo

En la época prehispánica el culto a la muerte era uno de los elementos básicos de la cultura, cuando alguien moría era enterrado envuelto en un petate y sus familiares organizaban una fiesta con el fin de guiarlo en su recorrido al Mictlán. De igual forma le colocaban comida que le agradaba en vida, con la creencia de que podría llegar a sentir hambre.

El Día de Muertos en la visión indígena implica el retorno transitorio de las ánimas de los difuntos, quienes regresan a casa, al mundo de los vivos, para convivir con los familiares y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares puestos en su honor.

En esta celebración de Día de Muertos, la muerte no representa una ausencia sino a una presencia viva; la muerte es un símbolo de la vida que se materializa en el altar ofrecido. En este sentido se trata de una celebración que conlleva una gran trascendencia popular ya que comprende diversos significados, desde filosóficos hasta materiales.

Su origen se ubica en la armonía entre la celebración de los rituales religiosos católicos traídos por los españoles y la conmemoración del día de muertos que los indígenas realizaban desde los tiempos prehispánicos; los antiguos mexicas, mixtecas, texcocanos, zapotecas, tlaxcaltecas, totonacas y otros pueblos originarios de nuestro país, trasladaron la veneración de sus muertos al calendario cristiano, la cual coincidía con el final del ciclo agrícola del maíz, principal cultivo alimentario del país.

La celebración del Día de Muertos se lleva a cabo los días 1 y 2 de noviembre ya que esta se divide en categorías: De acuerdo con el calendario católico, el 1 de noviembre corresponde a Todos los Santos, día dedicado a los “muertos chiquitos” o niños, y el día 2 de noviembre a los Fieles Difuntos, es decir, a los adultos

Cada año muchas familias colocan ofrendas y altares decorados con flores de cempasúchil, papel picado, calaveritas de azúcar, pan de muerto, mole o algún platillo que le gustaba a sus familiares a quien va dedicada la ofrenda, y al igual que en tiempos prehispánicos, se coloca incienso para aromatizar el lugar.

Asimismo, las festividades incluyen adornar las tumbas con flores y muchas veces hacer altares sobre las lápidas, lo que en apocas indígenas tenía un gran significado porque se pensaba que ayudaba a conducir a las ánimas a transitar por un buen camino tras la muerte.

La tradición también indica que, para facilitar el retorno de las almas a la tierra, se deben esparcir pétalos de flores de cempasúchil y colocar velas trazando el camino que van a recorrer para que estas almas no se pierdan y lleguen a su destino. En la antigüedad este camino llegaba desde la casa de las familias hasta el panteón donde descansaban sus seres queridos.

El Día de Muertos se celebra en todo México, teniendo algunas variantes dependiendo la región o el estado.

En la Ciudad de México, en la Alcaldía de Tláhuac, se encuentra un pequeño poblado de nombre Mixquic, que significa “donde hay mezquite”, uno de los lugares más visitados durante estos días ya que su celebración se apega a las tradiciones mexicanas y se lleva a cabo conjuntamente con la feria del pueblo. El día 2 de noviembre se realiza “La Alumbrada”, donde miles de velas iluminan las tumbas decoradas con flores.

Oaxaca, uno de los estados más ricos culturalmente hablando, la celebración de Día de Muertos es una de las más significativas. Los altares se adornan con un mantel blanco o papel picado y se divide en escalones, teniendo cada uno un significado especial: el primero representa a los abuelos y/o adultos, mientras que el segundo o sucesivos son para todos los demás. Durante esta festividad puede asistirse a infinidad de exhibiciones en Oaxaca.

Otros estados y lugares destacados en México durante esta festividad son: Janitzio y Pátzcuaro en Michoacán, Xochimilco en la Ciudad de México y Cuetzalán en Puebla, por citar algunos.

Cabe mencionar que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), declaró en 2008 esta festividad como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por su importancia y significado en tanto se trata de una expresión tradicional -contemporánea y viviente a un mismo tiempo-, integradora, representativa y comunitaria.

Para la UNESCO, el encuentro anual entre los pueblos indígenas y sus ancestros cumple una función social considerable al afirmar el papel del individuo dentro de la sociedad. También contribuye a reforzar el estatuto cultural y social de las comunidades indígenas de México.

El Día de Muertos se considera una celebración a la memoria y un ritual que privilegia el recuerdo sobre el olvido.

En México la celebración del Día de Muertos varía de estado en estado, de municipio en municipio y de pueblo en pueblo, sin embargo, en todo el país tiene un mismo principio, reunir a las familias para dar la bienvenida a sus seres queridos que vuelven del más allá.

Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal. Tomado de, https://www.gob.mx/inafed/es/articulos/dia-de-muertos-tradicion-mexicana-que-trasciende-en-el-tiempo?idiom=es

 




CAMBIO DE HORARIO

Cada vez queda menos para despedir los días largos y llenos de luz de verano.

Este año 2020, el horario de invierno comenzará en México el domingo 25 de octubre, y habrá que atrasar una hora las manecillas del reloj. A partir de ese momento, los días tendrán menos tiempo de luz natural y parecerán más cortos, ya que anochecerá antes.

Sonora y Quintana Roo son las únicas entidades del país en donde no cambiarán sus relojes, esto por cuestiones turísticas y económicas. En el resto de los 30 estados de la República sí aplica a partir del día y hora mencionada. El horario de invierno durará hasta el 4 de abril de 2021 para regresar al de verano.

 




ENSE√ĎANDO F√ćSICA : MATERIAL DE APOYO PARA PROFESORES DE SECUNDARIA

Este libro, que forma parte de la Serie “Enseñando Ciencias”, es un texto dirigi­do y pensado para apoyar en su labor diaria a los profesores de secundaria que imparten la asignatura de Física.

El texto está compuesto por cinco grandes apartados escritos por experimen­tados profesores de física de la UNAM, en sus muy particulares áreas de especia­lización al interior de la física misma.

El primer bloque, como era de suponerse, empieza con conceptos fundamen­tales sobre el movimiento y la fuerza, que son parte de la mecánica; es decir, el área más antigua de la física, pero que conoce su punto de inflexión en los si­glos XVI y XVII de nuestra era con Galileo Galilei (Italia) e Isaac Newton (Inglaterra). En este bloque se revisan las nociones de “cinemática”, “dinámica” y “estática”, a través de varios conceptos como velocidad, trayectoria, desplazamiento, distan­cia recorrida, modelo de ondas, caída libre; así también, del trabajo de Galileo, y de la descripción de las fuerzas en el entorno.

El primer bloque será fundamental para proseguir con el segundo, que trata sobre las leyes del movimiento. Éstas se revisan a través de las tres leyes de Newton (movimiento rectilíneo uniforme; relación fuerza, masa y aceleración, y la acción y la reacción, respectivamente); asimismo, del concepto de gravitación.

El tercer bloque, cuyo título es: “Un modelo para describir la estructura de la materia”, es abordado desde un enfoque epistemológico sobre la noción de “modelo” o modelos científicos que diversos pensadores de la antigüedad –como Sócrates, Demócrito, Epicuro, hasta científicos modernos como Newton– desa­rrollaron mediante teorías, hipótesis o representaciones de la realidad que les permitían comprender los fenómenos del mundo. Con este antecedente se abordan distintos, modelos y teorías sobre la materia, como la densidad de los cuerpos, la presión, el principio de Arquímedes, el concepto de gasto, la ecuación de Bernoulli (el tubo de Venturi), la temperatura y sus escalas de medición, el ca­lor, la conservación de la energía y las leyes de la termodinámica, entre otros mo­delos. Es de destacar que los conceptos que están detrás de todos estos temas han encontrado aplicaciones de uso industrial, doméstico o en las grandes obras de ingeniería, gracias a las cuales la humanidad se ha beneficiado y ha sacado provecho de los elementos naturales.

El concepto de materia se presenta en el bloque cuatro, denominado “Mani­festaciones de la estructura interna de la materia”, donde se explora el modelo atómico, la ley de Coulomb, la corriente y resistencia eléctricas y nociones de electromagnetismo, conceptos de la física, todos ellos, igualmente importantes para el desarrollo de las actividades humanas en tanto aportan conocimiento para la resolución de problemas que nos atañen a todos en lo general o en lo particular, como es el caso de la óptica.

Para terminar, los autores hacen un recorrido por la historia de cómo se han forjado las teorías sobre los factores que dieron origen al universo, como lo fue el llamado Big Bang o la Gran Explosión, sus características, la evolución de las estrellas y los instrumentos de que se dispone para estudiar cuerpos que están a años luz de nuestro planeta. Termina el bloque con una reflexión sobre el equi­librio que debe existir entre la ciencia, la tecnología y la sociedad en el aspecto de que el desarrollo científico no debe ponerse por arriba de la preservación de nuestro medio ambiente, de la salud de las personas, animales o plantas. Por el contrario, se trata de seguir incrementando nuestro conocimiento y entendi­miento del mundo para buscar las soluciones que requieren los retos actuales como lo son el calentamiento global, el abastecimiento de alimentos y agua a las poblaciones, la lucha contra plagas y otros flagelos que podrían amenazar el equilibrio o la salud de los recursos planetarios.

Es así como estos cinco bloques fueron planeados y desarrollados para enta­blar un diálogo con los profesores de física de secundaria, quienes encontrarán, sin lugar a duda, herramientas, estrategias y valiosos consejos para la mejora y profundización de su práctica cotidiana.

Dr. Alfredo Arnaud Bobadilla

Coordinador Académico de la serie “Enseñando ciencias”.




ENSE√ĎANDO QU√ćMICA : MATERIAL DE APOYO PARA PROFESORES DE SECUNDARIA

 

Este libro, que forma parte de la Serie “Enseñando Ciencias”, es un texto dirigi­do y pensado para apoyar en su labor diaria a los profesores de secundaria que imparten la asignatura de Química.

El texto está compuesto por cinco grandes apartados escritos por experimen­tados profesores de química de la UNAM en sus muy particulares áreas de espe­cialización al interior de la química misma.

Cada uno de los apartados, descrito y abordado con rigor académico, contiene explicaciones amenas y sencillas, así como recomendaciones de aplicación en el aula; expone las características y propiedades de los materiales y su clasificación química, los cambios y transformaciones que experimentan al entrar en contacto con otros elementos, cuando se les expone a diversas condiciones de temperatu­ra, presión o energía; asimismo, la formación de nuevos materiales y la estrecha e indisociable relación que existe entre la tecnología y la química.

De esta forma, en los primeros dos bloques, se explica de manera muy cla­ra y progresiva el tema de los materiales, iniciando con la identificación de las propiedades físicas de la materia, los estados de agregación, los instrumentos y unidades de medición, la experimentación con mezclas, los métodos para la se­paración de mezclas, hasta el concepto químico de molécula, el modelo atómico y la segunda revolución de la química.

El tercer bloque aborda la reacción química en sus manifestaciones macroscó­picas; su representación simbólica; su relación con la energía y la que tiene direc­tamente con nuestra salud al momento de ingerir diferentes tipos de alimentos; la estabilización de las sustancias a través de las estructuras de Lewis, así como la relación de los diferentes tipos de enlaces con la electronegatividad de los áto­mos que se hallan unidos.

En el cuarto bloque se ofrecen los elementos necesarios para que los alum­nos comprendan dos conceptos de gran importancia en el campo de la química: por una parte, por qué se clasifican las sustancias como ácido o como base, y el resultado que se obtiene de reacciones sencillas entre un ácido y una base. Por otro lado, se revisan las propiedades óxido-reducción cuyos impactos estarán centrados, principalmente, en el campo del desarrollo sustentable.

Para finalizar, en el quinto bloque se establece la relación que existe entre la química y la tecnología, sus implicaciones en los productos de uso diario, en nuestra salud, en los aparatos electrónicos y en los elementos no renovables.

Al final de cada uno de los bloques se reta a los alumnos a que realicen un proyecto con base en los contenidos explorados, de manera que se logren aso­ciar los conceptos a hechos que les son significativos. Por ello, será posible que se conviertan en aprendizajes perdurables.

Es así como estos cinco bloques fueron planeados y desarrollados para en­tablar un diálogo con los profesores de química de secundaria, quienes encon­trarán, sin lugar a duda, estrategias, herramientas y valiosos consejos para la mejora y profundización de su práctica cotidiana.

Dr. Alfredo Arnaud Bobadilla

Coordinador Académico de la serie “Enseñando ciencias”.

 




ENSE√ĎANDO MATEM√ĀTICAS : MATERIAL DE APOYO PARA PROFESORES DE SECUNDARIA

 

Este libro, que forma parte de la serie “Enseñando ciencias”, es un texto dirigi­do y pensado para apoyar en su labor diaria a los profesores de secundaria que imparten la asignatura de Matemáticas.

El libro está construido en cuatro grandes apartados escritos por experimen­tados profesores de matemáticas de la Facultad de Ciencias de la UNAM, en sus muy particulares áreas de especialización al interior de las matemáticas mismas. Se dio total libertad a cada grupo de autores para escribir el bloque temático que les fue asignado, de manera que vamos a encontrar estilos y formas distintas de abordar cada uno de los temas, lo que le da mucha riqueza y versatilidad al conjunto.

Siguiendo, pues, los ejes temáticos del Plan de Estudios oficial 2011, el libro se divide en cuatro bloques temáticos que se describen de manera muy sucinta a continuación.

El primer bloque, “Medida y número”, es una aproximación muy didáctica y lógica sobre los conceptos que se enuncian en el título mismo. En este aparta-do, los autores exponen ejercicios que van deshilvanando hasta llegar a la expre­sión matemática que explica y desentraña cada uno de los problemas planteados por los mismos autores.

El bloque “Forma, espacio y medida” es también una aproximación muy directa y lógica a la geometría, que muestra cómo desglosar los problemas para resol­verlos con instrumentos y técnicas sencillas que no requieren de otra cosa más que la aplicación de las reglas básicas de la geometría y de ánimos para pensar, reflexionar y poner en práctica nuestros conocimientos.

“Manejo de la información” es un apartado muy ágil y ameno para introducir a los alumnos a interesarse en la estadística y la probabilidad, y cómo esta área de la matemática se encuentra en un sinnúmero de aplicaciones de la vida real. El entendimiento y manejo de la probabilidad y la estadística pueden ser una verdadera ayuda para resolver problemas o tomar decisiones en nuestra cotidianeidad.

Por último, el apartado “Actitudes hacia el estudio de las matemáticas” tiene el objetivo de ofrecer herramientas y estrategias para desarrollar el gusto por el pensamiento y razonamiento matemáticos, útiles, entre otras cosas, para buscar soluciones creativas y alternativas, así como también para forjarse una estructura mental rigurosa y disciplinada desde el enfoque del razonamiento matemático.

Es así como estos cuatro bloques fueron planeados y desarrollados para en­tablar un diálogo con los profesores de matemáticas de secundaria, quienes encontrarán, sin lugar a duda, estrategias, herramientas y valiosos consejos para la mejora y profundización de su práctica cotidiana.

Dr. Alfredo Arnaud Bobadilla

Coordinador Académico de la serie “Enseñando ciencias”.

 




ENSE√ĎANDO BIOLOG√ćA : MATERIAL DE APOYO PARA PROFESORES DE SECUNDARIA

 

 

Este libro, que forma parte de la serie “Enseñando ciencias”, es un texto dirigi­do y pensado para apoyar en su labor diaria a los profesores de secundaria que imparten la asignatura de Biología.

El texto está compuesto por seis grandes apartados escritos por experimenta­dos profesores de biología de la UNAM, en sus muy particulares áreas de especia­lización al interior de la biología misma.

De esta forma, se abordan los temas de nutrición, respiración, reproducción, evolución, biodiversidad y ecología. Cada uno de ellos, descrito y abordado con extremo rigor académico, expone los procesos, los cambios y adaptaciones que ciertos organismos han sufrido a lo largo de la historia, en aras de preservar su existencia, su reproducción o pervivencia como especie.

En los temas de nutrición, respiración y reproducción, se abunda en detalladas especificaciones y descripciones sobre la interacción de los órganos que inter­vienen en las distintas funciones vitales, de defensa, protección y prevención de enfermedades, así como de hábitos que pueden ser saludables, o bien nocivos para nuestra propia salud.

En el tema de la evolución se revisan conceptos como adaptación, extinción, cambio, morfología y fisiología, en relación con la constitución genética de las es­pecies y la diversidad biológica. Este apartado es de gran importancia porque nos permite tener un entendimiento diacrónico de la evolución de las especies a lo largo de 3,800 millones de años, lo que conecta con biodiversidad y ecología, los dos últimos temas, y nos da las bases y pistas para poder imaginar el derrotero de los seres vivos en este planeta.

Los dos últimos apartados nos conducen a un plano más amplio para relacio­nar a los seres vivos con sistemas complejos y dinámicos que están en perma­nente cambio, gracias a las interacciones que operan entre los múltiples elemen­tos que juegan en su interior.

Es así como estos seis capítulos fueron planeados y desarrollados para en­tablar un diálogo con los profesores de biología de secundaria, quienes encon­trarán, sin lugar a duda, estrategias, herramientas, y valiosos consejos para la mejora y profundización de su práctica cotidiana.

Dr. Alfredo Arnaud Bobadilla

Coordinador Académico de la serie “Enseñando ciencias”.