Villa Educación

Martes 23 de octubre de 2018

¿SABÍAS QUE... LA FLOR DE CEMPASÚCHIL ES UNA PLANTA MEDICINAL?

La flor de cempasúchil (Cempoalxóchitl en náhuatl) que adorna los altares del Día de Muertos y grandes avenidas en casi todo o todo México, entre finales de octubre y principios de noviembre; no sólo tiene una función ritual, también forma parte de las hierbas y plantas empleadas en la medicina tradicional mexicana, pues desde hace siglos se ha utilizado para aliviar dolores estomacales, fiebre y cólicos.

Según la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desde el siglo XVI, se tienen registros del uso medicinal de esta planta en el Códice Florentino. Asimismo, a finales del siglo XIX, se aludió a sus efectos: estomático, febrífugo y antiespasmódico, además de ser útil para acelerar la cicatrización de úlceras.

Los aceites contenidos en la flor de cempasúchil tienen igualmente un resultado antibiótico contra bacterias como: Pseudomonas aeruginosa (las cuales ocasionan infecciones tanto en vías urinarias como en las vías aéreas o el aparato respiratorio —fosas nasales, boca, laringe, faringe tráquea, bronquios, bronquiolos y pulmones—); Staphylococcus aureus (causan infecciones cutáneas, tos y fiebre); Bacillus cereus (diarrea, dolor abdominal y náuseas) y Escherichia coli (infecciones estomacales y diarrea).

Adicionalmente, la flor de cempasúchil actúa contra los hongos: Candida albicans (presente en infecciones vaginales), Candida utilis (causante de afecciones respiratorias y urinarias), además del Aspergillus niger (presente en infecciones pulmonares). Comúnmente se preparan infusiones de los pétalos de la flor, pero también se puede administrar como sahumerio, fritas, en baños o untada como fomento.

Fuente: Biblioteca digital de la Medicina Tradicional Mexicana