Villa Educación

Domingo 20 de mayo de 2018

¡LA CIENCIA CON RITMO Y UN POCO DE HUMOR SE ASIMILA MEJOR!

Julio Ruiz Monteagudo

Licenciado en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, actualmente ejerzo como profesor de secundaria de Biología y Química en un colegio bilingüe eslovaco-español en Trstená (Eslovaquia). Propietario del canal Julinkyvideos.

¿Quién me iba a decir a mí, cuando vine a Eslovaquia, que iba a terminar haciendo estos vídeos didácticos y de divulgación? Sí, han leído bien, he escrito “Eslovaquia”, pues efectivamente aquí ejerzo como profesor en el Gymnázium Martina Hattalu, un colegio de enseñanza secundaria de un pueblo situado al norte del país. Participo en un programa bilingüe eslovaco-español, por lo que mis estudiantes reciben clases en ambos idiomas de todas las materias, tanto de letras como de ciencias. De este modo, yo enseño biología y química en castellano.Videos divertidos ciencia | TichingEl pueblo sobre el que escribo se llama Trstená y no es demasiado grande. Así que, además de salir a la montaña y otras actividades en la naturaleza, no hay mucho que hacer por aquí y a veces no es fácil encontrar formas de llenar el tiempo libre. Si a eso le añadimos que siempre pienso en las dificultades que tienen mis alumnos eslovacos para entender y aprender las materias de ciencia en una lengua que no es la suya, entonces se pueden entender razonablemente bien los motivos por los que comencé a hacer estos vídeos.

En un primer momento, quise aprovechar mis conocimientos musicales para componer una canción útil para mis estudiantes, que abarcase los contenidos explicados en clase y que fuese, a la vez, divertida. Después, aprendí a hacer animaciones de un modo autodidacta e hice un vídeo para la mencionada canción. Y así nació “Soy esa bacteria que vive en tu intestino”, un videoclip en el que una bacteria intestinal, al ritmo del rap, explica las bases de estos microorganismos. Usé el recurso durante mis clases y me di cuenta de que los alumnos, además de pasar un buen rato, aprendían muy bien los contenidos.

Pero lo más sorprendente fue que profesores y estudiantes de casi todos los países de habla hispana me escribían felicitándome y contándome lo útil que les resultaba mi trabajo en el aula. Una estudiante, por ejemplo, me envío un vídeo en el que ella, a modo de karaoke, cantaba la canción en su ceremonia de graduación y una profesora, por otro lado, me comentó que el tema se había convertido en el “himno” de la clase y que sus estudiantes la coreaban en el autobús durante las excursiones.

Anécdotas de este tipo hubo muchas, lo que me motivó a realizar un segundo vídeo titulado “El rock de los espermatozoides y el óvulo”. En éste, una banda de rock compuesta por espermatozoides toca para el óvulo y aprovecha para explicar algunos conceptos y contenidos sobre la fecundación humana. Nuevamente el trabajo gustó mucho, tanto a profesores como a estudiantes de diversos países, y recibí algunos comentarios que me emocionaron bastante. Alguien, por ejemplo, me escribió: “antes la biología me hacía llorar, ahora me hace reír”

Y con todo esto seguí elaborando vídeos y compuse temas como “El techno-reggaetón de los órganos del cuerpo humano” o “La evolución de la vida en La Tierra en 1 minuto” pero pronto me di cuenta que quería extender mi trabajo a todas las ciencias y no restringirlo sólo a la biología. Así, decidí parodiar una situación muy frecuente en los institutos, el miedo a los exámenes de matemáticas, y compuse un videoclip de terror con título “¡Oh no! ¡Examen de mates!”. El trabajo, que tenía menos contenido didáctico que los anteriores, también encantó a los estudiantes, los cuales se sentían orgullosos y se divertían al entender los chistes de tan complicada materia.

Asimismo, también comencé a hacer vídeos musicales sin letra que fuesen aptos para cualquier estudiante independientemente del país o de la lengua hablada. De este modo, realicé “Los 6 reinos de la vida en 90 segundos”, obra que resume a grandes rasgos la evolución biológica y que utilizo cuando explico a los alumnos más jóvenes la controvertida clasificación de los seres vivos en reinos.

Quiero terminar aclarando que considero que este proyecto no ha hecho más que empezar y que lo que aprendo ahora con los vídeos que realizo me servirá para mejorar los contenidos de los siguientes. Como persona, me divierte hacer lo que hago y, como profesor, me enorgullece saber que mi trabajo es de utilidad para otros profesores y estudiantes. Me gusta la ciencia y me gusta la docencia, y me encanta ver que ambas pueden combinarse con un poco de música y unas risas. Realmente creo que “la ciencia con ritmo y un poco de humor se asimila mejor”.