Villa Educación

Martes 27 de septiembre de 2022

Xoloitzcuintle, guía del inframundo

El Xoloitzcuintle (o perro sin pelo mexicano) es una raza canina que se asocia con los mexicas.

Considerada una de las razas más antiguas que habitan el planeta con más de 7 mil años, sin que el hombre haya intervenido en su generación, según especialistas.

Se pensaba que el Xoloitzcuintle guiaban a sus dueños hacia el más allá.

Para los aztecas era muy especial y respetado por ser un regalo del dios Xólotl.

Estos perros eran sacrificados y enterrados junto con sus dueños para para ser guía de las almas de los difuntos que viajaban al Mictlán o inframundo.

La palabra Xoloitzcuintle viene del náhuatl

  • Xólotl: quiere decir monstruo, extraño, deforme, esclavo, bufón o animal
  • Itzcuintli: significa perro.

Xolotl es el gemelo de Quetzalcóatl con cabeza de perro, deidad del ocaso y de la transformación.

Concebido como él Venus oculto que acompaña al Sol durante el ocaso para librar una batalla en el Mictlán (inframundo) durante la noche.

Mientras que su gemelo Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, es la luz y vida de este planeta que acompaña al Sol al amanecer.

La leyenda del xoloitzcuintle

Cuenta la leyenda que el dios Xolotl hizo al Xoloitzcuintle de una astilla del Hueso de la Vida, de la que toda la vida fue creada, para dárselo como obsequio al hombre.

El dios les explicó que en vida tenían que cuidar bien de este perro ya que el día que su dueño muriera, el Xoloitzcuintle se encargaría de guiar al alma a través del Mictlán o lugar de muertos en náhuatl.

Por esta razón eran sacrificados y enterrados en las tumbas.

Tenía la capacidad de alejar y proteger los hogares de espíritus malignos, pero como todo era dualidad también representaba un lado maligno ya que se le identificaba con la enfermedad y deformidades físicas.

Perros curanderos

En la medicina azteca se acostumbraba presionar la piel del Xolo sobre alguna zona con dolor para que desapareciera.

Esto los hacía excelentes curanderos de malestares de cabeza o musculares, asma, reumatismo, insomnio e incluso malaria.

El Xoloitzcuintle se le apreciaba por las cualidades de su carne como alimento como una importante fuente de proteínas.

Este canino mexicano ha corrido peligro desde la llegada de los conquistadores por su consumo indiscriminado.

El jesuita Francisco Javier Clavijero mencionó:

“los españoles los encontraron nutritivos, de buen sabor y los comieron hasta acabar con la especie”.

También se cree que acabarían con los mitos religiosos y tradiciones del pueblo mexica.

Tras caída de Tenochtitlán y en la época colonial casi no se tienen datos relevantes sobre el Xoloitzcuintle, quizás debido a que subsistieron en lugares apartados como las sierras de Colima, Jalisco, Michoacán, Oaxaca y Guerrero. 1

Durante el Porfiriato artistas como Frida Kahlo, Diego Rivera, Rufino Tamayo y Raúl Anguiano adoptaron su imagen como símbolo nacionalista.

http://klopets.com.mx/el-xoloitzcuintle-el-perro-azteca/