Villa Educación

Miércoles 12 de diciembre de 2018

DISTINGUEN EN LA FIL TRAYECTORIA DE RAÚL ROJAS GONZÁLEZ

Raúl Rojas, tercero a la derecha, fue reconocido por su contribución a la divulgación científica. Crédito: Fondo de Cultura Económica.

Guadalajara, Jalisco. 2 de diciembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). Por su contribución a la divulgación de la ciencia a través de la literatura, el doctor Raúl Rojas González, científico mexicano en la Universidad Libre de Berlín, Alemania, recibió el Premio Internacional de Divulgación de la Ciencia Ruy Pérez Tamayo que otorga el Fondo de Cultura Económica (FCE).

Rojas González, doctor en economía y especialista en vehículos autónomos e inteligencia artificial, fue reconocido por su obra El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos, donde a través de una serie de capítulos cuenta los orígenes de los símbolos matemáticos, como la cruz que se utiliza para sumar.

Este premio reconoce la labor de divulgación científica que realizan los profesionales de la ciencia, señaló Ruy Pérez Tamayo, investigador, científico y miembro de El Colegio Nacional, durante la presentación del galardón para el autor de El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos.

“Una forma de divulgar la ciencia es hablar de cómo se hace la ciencia, no solamente del contenido, sino de las maneras en que lo hacemos los científicos”, señaló Pérez Tamayo durante la entrega de la edición IV de este galardón, que formó parte de las actividades de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

 

Trayectoria y talento destacado

Egresado de la Escuela Superior de Física y Matemáticas del Instituto Politécnico Nacional y actualmente profesor en la Universidad Libre de Berlín, Raúl Rojas González confesó que para terminar El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos enfrentó breves dificultades; sin embargo, consideró que se trata de un trabajo que acerca la ciencia a los lectores y que cuenta con fuentes históricas que fueron complicadas de recopilar.

“Me tardé prácticamente 20 años en escribir este libro, lo que parece absurdo si ven el número de páginas del libro, pero lo destacable es lo siguiente: he dado muchas clases de matemáticas en México, Alemania y otros países, y a veces cuando uno da clases de matemáticas los estudiantes empiezan a aburrirse y a perderse en la demostración y a perder el interés, entonces hay que recuperar esa audiencia, hay que hacer preguntas o mostrar algo nuevo”.

 

Rojas González recordó que durante sus clases de matemáticas solía cuestionar a sus alumnos sobre el significado y origen de los símbolos matemáticos, lo que consideró como un método para hacerles saber que las matemáticas tienen una historia y un proceso de evolución.

Editado por el Fondo de Cultura Económica, El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos documenta que las matemáticas también han superado un proceso evolutivo, similar al de la naturaleza.

 

“Es un proceso evolutivo pero también de disputa a veces entre culturas nacionales que tienen diferentes connotaciones, pero a veces es un accidente determinar qué símbolos matemáticos se van a usar en todo el mundo”, relató.

 

El investigador también señaló que en ocasiones existe el riesgo de afectar el interés por las matemáticas entre los jóvenes, lo que se observa en que algunos de ellos eligen una carrera que no aborde esta disciplina, por lo que hay una oportunidad de mostrar las bondades de las matemáticas a través de diversas tecnologías, pero El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos también puede ser una opción para este objetivo.

 

Un camino para informar sobre ciencia

¿De dónde proviene el símbolo de más? ¿Cuál es el origen de las líneas que significan 'igual a'? ¿Cómo se inventó el número cero? Con bases históricas, Rojas González busca dar a conocer las raíces de estos símbolos matemáticos y así compartir el conocimiento detrás de ellos, relató Pérez Tamayo, quien calificó El lenguaje de las matemáticas. Historias de sus símbolos como una obra fascinante para aquellos que deseen aprender de historia matemática.

 

“Veo que el jurado calificador, que revisó un gran número de textos que se mandaron a la competencia de este premio, escogió el mejor; no creo que haya habido un texto mejor que el de Raúl Rojas, realmente hizo una obra extraordinaria y maravillosa; no solo merece este premio, sino una divulgación mayor, porque se trata de enfrentar el lenguaje de las matemáticas con una visión extraordinariamente generosa”, consideró Pérez Tamayo.

 

Por su parte, el doctor Héctor Arita, investigador del Centro de Investigaciones en Ecosistemas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ganador de la edición pasada de este premio, mencionó que este tipo de iniciativas son útiles para que los científicos puedan divulgar historias y relatos en torno a la ciencia para un público más general.

 

“Todos conocemos estos símbolos por la educación que nos dan en matemáticas durante el bachillerato, pero generalmente no conocemos cuál es el origen de estos símbolos, y además en el origen está también escondido y embebido el significado”.