Villa Educación

Viernes 14 de diciembre de 2018

EQUINOCCIO DE OTOÑO 2018: QUÉ ES Y CUÁNDO LLEGA

La duración del día (en horas solares) y la de la noche serán aproximadamente iguales: doce horas

Equinoccio de otoño: a partir de hoy la noche le quitará tres minutos a cada día

El equinoccio de septiembre (otoño para la parte norte del planeta, y primavera para el sur) ocurrirá el 23 de septiembre a las 1:54 del Tiempo Universal Coordinado (UTC por sus siglas en inglés) ) (o sea a las 19:54 del 22 de septiembre hora de la Ciudad de México).

La Tierra se situará en un punto de su órbita alrededor del Sol que marca el comienzo de una nueva estación, el otoño. Se producirá entonces el equinoccio de septiembre, el único día del año junto con el equinoccio de marzo en el que el Sol amanece por el Este y se pone por el Oeste en todo el planeta.

La nueva estación durará 89 días y 20 horas ése año, y terminará el 21 de diciembre, cuando daremos la bienvenida al invierno.

Durante éste periodo estará la lluvia de las Oriónidas, con unos 5 meteoros por hora en la noche del 21 al 22 de octubre. El 5 y 6 de noviembre estará la lluvia de las Táuridas y la noche del 17 al 18 de noviembre se verán las Leónidas, si bien será una lluvia de poca actividad en el hemisferio norte.

El equinoccio de septiembre, es el momento del año en que el día tiene la misma duración que la noche. Astronómicamente, en casi todo el planeta, salvo en los polos, el día dura exactamente igual que la noche, es decir 12 horas cada uno y ese es precisamente el significado de la palabra equinoccio: equi “igual” y nox “noche”, “noche igual al día”.

En ese instante, el eje de la Tierra es exactamente perpendicular a los rayos del Sol. Este fenómeno ocurre dos veces al año, en los meses de marzo y septiembre.

A partir de ese momento los días serán cada vez más cortos.

Aunque pueda sorprendernos, la inclinación del eje de rotación de la Tierra y su movimiento de traslación alrededor del Sol provocan que el resto del año los otros y ocasos no sean exactamente como nos los cuentan los libros. En el hemisferio norte, ese punto se desplaza hacia el norte en primavera y verano, y hacia el sur en otoño e invierno; al revés en el hemisferio sur. Además, como también ocurre en primavera, la duración del día (en horas solares) y la de la noche del domingo serán aproximadamente iguales: doce horas.

«Los equinoccios son puntos geométricos de la órbita terrestre en los que el centro del Sol se encuentra exactamente dentro del plano ecuatorial de la Tierra. Los habitantes de la línea del Ecuador verán transitar el Sol por encima de sus cabezas -el cenit- justo al mediodía local», explica en un comunicado Miquel Serra-Ricart, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Esta nueva posición de nuestra estrella provoca que los rayos solares incidan en el globo terrestre de manera perpendicular y genere una jornada con las mismas horas de luz que de oscuridad. De hecho, la palabra equinoccio proviene del término latín «aequinoctium» que significa «noche igual». Durante todo el domingo habrá las mismas horas de luz tanto en el hemisferio sur como en el norte.

 

Tres minutos menos de luz cada día

El otoño es la época del año en que la longitud del día se acorta más rápidamente. El Sol sale por las mañanas cada día un poco más tarde que el anterior y por la tarde se pone antes. De este modo, al inicio del otoño el tiempo en que el Sol está por encima del horizonte se reduce casi tres minutos cada día.

Además, como es habitual, el último domingo de octubre (día 28) se producirá el famoso y polémico cambio de hora, cuando a las tres de la madrugada habrá que retrasar el reloj hasta las dos, y se recuperará así el horario de invierno, de manera que ese día tendrá oficialmente una hora más.