Villa Educación

Martes 23 de octubre de 2018

FÍSICA Y FICCIÓN: LITERATURA QUE ROZA LA REALIDAD

Monterrey, Nuevo León. 8 de octubre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). Inspirado por los grandes científicos y su gran legado, así como por sus deseos de redactar cosas más allá de la rigurosidad académica y la terminología compleja, Carlos Ruiz Suárez escribió el libro titulado Física y ficción, donde busca romper los límites de la imaginación y la realidad, combinando datos biográficos de famosos eruditos de la ciencia con situaciones totalmente de la pluma del autor.

 

“Hace unos años escribí un cuento sobre un físico que se llama Foucault, que fue quien creó esta idea de la rotación de la Tierra con un péndulo, que se llama el Péndulo de Foucault. Estaba en París y escribí un cuento sobre el personaje, bastante biográfico, explicando en palabras sencillas en qué consiste el experimento, pero con ficción. Con la ficción es como se teje la historia. No sucedió exactamente como se cuenta en el libro, pero sí cuidé todos los demás datos”.

 

Una vez concluido este libro, el autor lo dio a leer a algunas personas, a las que les gustó. Tras eso, continuó escribiendo, incluyendo a personalidades como Newton, Marie Curie, Einstein, famosos por su obra en el campo científico.

 

“En el libro se presentan 10 cuentos, con narraciones sobre algunos de los físicos que todos deben de conocer en su formación.  Me tomó varios años, y descubrí muchas cosas. Me puse a leer y encontré que la hija de Marie Curie vivió 104 años, a diferencia de su hermana que murió de cáncer, como su mamá. Entonces decidí que ese cuento lo iba a escribir ella, y en el libro está en primera persona”.

 

El libro fue publicado por la Editorial Anillos de Luna, la cual fue fundada por el mismo Carlos Ruiz Suárez, y en la que tiene pensado publicar otros libros, así como a otros autores.

 

De científicos, por un científico… y para todo público

El libro Física y ficción consta de 10 cuentos, donde los físicos son los protagonistas y la ficción el hilo conductor. Además, cuenta con ilustraciones realizadas a mano por la artista gráfica Samantha Torres y puede adquirirse en este  enlace. https://www.revistac2.com/libreria/

 

“Los estudiantes de química, física, biología, los investigadores, son el público que más va a disfrutar el libro. Sin embargo, para mi sorpresa, lo han leído personas que no están en la ciencia y les ha gustado mucho. Creo que es para todo público, porque no es técnico, son cuentos que tienen historias que atrapan”.

 

Y es que Carlos Ruiz no es ajeno a las ficciones que escribe, pues él mismo forma parte de la comunidad científica. Es doctor por la Universidad de Waterloo en Canadá, es investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), unidad Monterrey, además de pertenecer, en nivel III, al Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Sobre el reto de crear historias que no pasaron más que en la inventiva de su pluma, pero con personajes que valoraban mucho la rigurosidad y el apego total a los hechos, el autor comenta: “Esto es un experimento, a final de cuentas soy un físico experimental. Y no sé cómo podría explicar el proceso de creación de una obra así. Es como Boltzmann, que es el padre de la entropía y aparece en el libro, porque la vida es una constante lucha contra la entropía. Al estudiarlo, me di cuenta de que había estado en 1906 en la misma ciudad que James Joyce (escritor irlandés, autor de Ulises), y decidí que Joyce lo narrara. Ahí está la ficción, porque creo que jamás se conocieron”.

 

Recrear a los personajes, toda una ciencia

La trayectoria académica de Carlos Ruiz siempre lo ha tenido ligado a las teorías más complejas que desarrollaron sus personajes, pero salirse de ahí y, en cambio, adentrarse a descubrir a los actores principales desde la literatura, fue toda una experiencia.

 

“A Newton le va particularmente mal en el cuento que escribí sobre él. Newton es una persona que tuvo logros en la física y que aún utilizamos, pero es el arquetipo de un científico ambicioso y cruel, nada humano. Eso no lo sabía hasta que me puse a investigar sobre él, y por eso no escondo esa parte oscura”.

 

Conocer las teorías científicas de los personajes no fue suficiente, pues tuvo que investigarlos otra vez, pero ahora desde una perspectiva humana y personal.

 

“A uno de los científicos que más admiro es Maxwell, porque a mí una de las teorías que más me gustan es la electromagnética, que es la más excelsa que se ha hecho. Entonces ese es mi personaje favorito y, por tanto, es un cuento muy bonito”.